Relación empresas y periodistas: ‘El dato es el petróleo del siglo XXI’

706

Written by:

Ayer asistí a “Corporate Social Media Day”, un evento organizado por la firma Cuatrecasas Gonçalves Pereira en Madrid. A pesar de que hubo varias ponencias a lo largo de la jornada (cuyo contenido podéis seguir a través del hashtag #CSMDay en Twitter) me gustaría centrar este post en la mesa sobre medios de comunicación y empresas, donde se dieron cita periodistas del sector TIC (Elena Arrieta –Expansión-, Miguel Ángel Uriondo –Sabemos-, Manuel Ángel Méndez -El Confidencial-) y representantes de la banca (Fernando Ruiz – BBVA-), todos ellos moderados por Virginia Alonso de Pablo (Público).

Ahora, entremos en materia sobre lo que se habló:

Branded Content

Varias polémicas al respecto: ¿deben permitir los medios que sean las marcas quienes generen contenidos en sus soportes? Manuel Ángel (Teknautas) no lo cree, una opinión que comparte – sorprendentemente- Fernando Ruiz, quien considera que los espacios patrocinados de este tipo “no aportan nada” a su marca – a pesar de que los tiene contratados-.

A partir de aquí también podemos entrar en debates éticos, ya que no siempre se recalca que dicho espacio está patrocinado por una marca, lo que puede generar en el lector una falta de confianza en el soporte

Calidad vs. Cantidad

Más madera: ¿están los medios obsesionados por el CPM? ¿No deberían enfocar sus esfuerzos en consolidar criterios más cualitativos que cuantitativos? Aquí “aparentemente” hubo unanimidad al respecto, ya que tanto marcas (BBVA) como medios (Sabemos) coinciden en señalar que hay que tender a modelos medidores de influencia – y, por qué no, conversiones-, en lugar del síndrome del usuario único, “al peso”.

El Big Data, otra vez a escena

Ligado al punto anterior, Fernando Ruiz avivaba más el debate al afirmar que “los grupos editoriales no entienden la capacidad de datos que manejan”… y no le falta razón: una gestión eficaz de esa información (el mismo proceso que hacen internamente plataformas como Facebook o Google, a la sazón frenemies de los medios de comunicación tradicionales) dará mayores réditos que la actual política publicitaria. Ruiz terminaba con la frase que da título a este post (la cual me particularmente me encantó): “El dato es el petróleo del siglo XXI”.

La función del periodista

Dejando atrás lugares comunes como los que identifican al periodista como “cuarto poder” o bajo la figura del “vigilante” (watchdog) en el  entorno anglosajón, nos encontramos ante una defensa apasionada de la función del periodista, bandera enarbolada esencialmente por Miguel Ángel Uriondo, quien calificó al profesional de la información como “el único generador de contenido que debe regirse por la verdad”, además de ser el responsable de contar los hechos realmente noticiables, en contraposición a lo que Terry Pratchett calificó como “Olds”, aquellos “lugares comunes” que vendrían a estar representados por el periodismo de agencia.

Por último, Uriondo también hizo hincapié en la importancia de la marca personal del propio periodista, que le acompañará independientemente del medio en el que ejerza su profesión, como garante de esas funciones.

La importancia del contenido para las marcas

Sea o no branded content, es innegable que las marcas cada vez más abrazan proyectos donde el contenido es la estrella. Ya hace algunos años (nada menos que 8) el BBVA ya apoyó el lanzamiento de un medio online, en este caso Soitu.es, proyecto liderado por el ex Unidad Editorial y Prisa Gumersindo Lafuente. La fórmula ha evolucionado, y más recientemente entidades como Banco Santander o Telefónica han apoyado la aparición de otros canales verticales como Economía Digital, que estos días cumple un año desde su lanzamiento.

Sin embargo, uno de los primeros en abrazar el llamado “periodismo de marca” fue David Martínez Pradales (Orange) quien lo ha venido defendiendo habitualmente desde las páginas virtuales de su blog. Otros, como Fernando Ruiz (BBVA), aprovecharon ayer para incidir en el valor que desde su organización se da al trabajo que realiza el departamento de contenidos, ya que les permite entrar directamente “en la lucha” para llegar sin intermediarios a su público final. Siguiendo esta línea, Ruiz defiende esa función “honesta” y “transparentes” durante todo el proceso, ya que impacta directamente en la reputación de la organización.

Last modified: 1 Marzo, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *