Emprendedor y empresario… ¿no debería ser lo mismo?

662

Written by:

La semana pasada tuve una reunión con un buen amigo y su padre, un empresario de los de toda la vida, que ha sabido hacer negocios en sectores tan dispares como la construcción o el sector automoción. De ella, saqué una importante conclusión: el concepto de “emprendedor” es a las empresas lo que Peter Pan al mundo de los adultos; no tiene intención de crecer.

Os cuento esta anécdota porque el padre de mi amigo lo “clavó”: un empresario lo es para toda la vida, y si le va mal volverá a levantarse una y mil veces, mientras que un emprendedor jugará a ser empresario hasta que las cosas empiecen a torcerse y encuentre acomodo como trabajador por cuenta ajena.

Quizás sea excesiva la comparación, aunque no esté falta de razón: el objetivo de un emprendedor es montar una empresa que se convierta en un negocio sostenible, que genere empleo y un retorno a la sociedad…casualmente los mismos que los de un empresario. Sin embargo, estamos asistiendo a una banalización cada vez mayor sobre el concepto de emprendimiento, sobretodo el relacionado con tecnologías de la información (sí, aunque parezca raro, un emprendedor también es una persona que monta un comercio a pie de calle, aunque muchas veces nos olvidemos de ello).

Entonces, ¿está mal promover el emprendimiento? En ningún caso. Lo que sí que es un error es hacerlo en base a una visión utópica basada en el “ya verás lo bien que se vive sin tener un jefe”, o “en cuanto consigas financiación empezarás a forrarte” que defienden algunos actores del sector. Lo que más miedo me da es este ecosistema que se está creando alrededor de un concepto que entre todos acabarán prostituyendo: asociaciones, pseudo escuelas de negocios, “consultores” y una larga retahíla de parásitos (incluida la administración pública) cuyo único objetivo es engordar al cerdo, de la misma manera que hace poco tiempo hicieron con el Social Media.

Al final espero que reine la cordura, que aquellos que empiezan una aventura empresarial lo hagan informados de todas las consecuencias que conlleva, y que los que tienen que hacer algo lo hagan de verdad y no de cara a la galería…

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Mis diez errores como emprendedor

Last modified: 25 Diciembre, 2016

5 Responses to " Emprendedor y empresario… ¿no debería ser lo mismo? "

  1. […] Emprendedor y empresario… ¿no debería ser lo mismo? […]

  2. pablo dice:

    Gracias por tu comentario, María José. Es cierto que “se hace camino al andar”, pero para hacerlo tienes que saber si lo más adecuado es usar zapatos de tacón o zapatillas. Aprendemos de los errores, pero siempre debemos tener claro nuestro foco 🙂

  3. pablo dice:

    Muchas gracias por tu comentario @rgil. De hecho, este era uno de los puntos que quería resaltar en el artículo: hay que deshacerse de los prejuicios y saber que montar un negocio requiere de grandes sacrificios, muchas horas y una idea concreta.

  4. @rgil dice:

    También influye el matiz que entre todos hemos dado a las palabras:
    Emprendedor es “cool”, suena a juventud, aventura, pizzas en la oficina, buenrrollismo, etc…
    Empresario suena a “explotador”, “capitalista”, viejo, gordo, comilonas, … casi todo son connotaciones negativas.
    Con esas características, ¿qué prefieres ser?

    Yo opino lo contrario, de hecho, creo que empresario tiene una mayor connotación de continuidad, mientras que en muchos casos se denomina emprendedor al que quiere poner en marcha algo para venderlo lo antes posible.

  5. Excelente visión Pablo. Seguro que hay de todo, emprendedores que acaban convirtiéndose en empresarios y otros que erraron en su visión. De cualquier manera es un camino de aprendizaje, motivador pero muy duro. Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *