Crisis de los medios: Cinco Días y sus “monográficos”

802

Written by:

Hace unos cuantos años, cuando Pablo Herreros “sólo” era un consultor de comunicación, publicó este post en el que se quejaba de las prácticas del Grupo Intereconomía a la hora de “venderle” publicidad camuflada. Uno, que tiene memoria para estas cosas – aunque para poco más- no puede más que recordarlo cuando se ve en la misma tesitura…3 años después.

Logo periodico cinco dias

Sirva como aclaración previa que el motivo de este post no es desprestigiar a Cinco Días, cabecera histórica que sin lugar a dudas actualmente pasa por el peor momento desde su fundación, ni poner en tela de juicio los métodos de financiación de los medios de comunicación, sino hacer un llamamiento hacia la “transparencia”: vender publicidad no es malo, pero sí mostrarse turbio ante el potencial cliente (y lector).
Dicho esto, al lío. Viernes 30 de noviembre, media mañana. Recibo una llamada por parte de una persona que se identifica como redactor de Cinco Días, preguntándome sobre The Social Media Family. Me comenta que ha visto que somos una consultora de comunicación 2.0, y que quizás nos interesaría participar en un monográfico que están preparando de cara a finales de enero (creo recordar que era el sábado 19) sobre empresas e Internet.

 

Tras pedirme más información sobre la compañía, con el propósito de “asegurarse” de que encajamos en la temática, pasa a relatarme cómo sería nuestra participación: formato entrevista, de una media página de extensión, con un par de imágenes (logo + foto del entrevistado). Lo más curioso era el afán del redactor (a la postre “comercial“) por indicarme que tendría en todo momento acceso al contenido antes de publicarlo, para que pudiera corregir cualquier errata.

 

Hasta aquí, la cosa iba bien: una cabecera importante se da cuenta de que “existimos” y quiere contar con nosotros para ofrecerle un contenido de valor a sus lectores. Sin embargo, “lo bueno” no tardaría en llegar…

 

Resulta que llegado al momento en el que estábamos acordando fechas y modo de intervención, el redactor me comenta cómo funcionan estos monográficos: “no suelen llevar mucha publicidad, por lo que le pedimos a los participantes que sufraguen una parte de los costes derivados de la producción del articulo”. En ese caso, dichos costes (una entrevista de media hora y una maquetación de media página) sumaban la nada desdeñable cifra de 1.800€, una bicoca en comparación con lo que nos costaría el mismo espacio si lo contratáramos como publicidad convencional (entre 5 y 7.000 euros).

 

Como lo veía venir, le informo amablemente de que en el pasado ya hemos colaborado de manera “gratuita” con Cinco Días, y que actualmente no estamos interesados en realizar ningún tipo de publirreportaje. El comercial (lo de redactor ya pasó a la historia) parece acorralado, y no deja de insistir en que lo que me propone no sería un publirreportaje, sino  un contenido más del diario. A pesar de sus esfuerzos, se da cuenta de que no me va a convencer, por lo que desiste amablemente de sus intenciones.

Last modified: 25 Diciembre, 2016

2 Responses to " Crisis de los medios: Cinco Días y sus “monográficos” "

  1. Asunción dice:

    Es un aburrimiento desde hace años. Llaman diciendo que lo hacen en nombre del medio, el que se os ocurra, pero es una empresa de suplementos.
    Encima, parece que te hacen un gran favor (acuden a la presunta vanidad del interlocutor) porque “se han dado cuenta” de lo “extraordinario” que es tu cliente. Da igual qué cliente sea porque, al profundizar, está claro que no tienen ni idea de si se dedica a hacer chupetes o tecnología para el sector terciario.
    Y, luego, los mil y pico euros para la rotativa, término que han cambiado hará un par de años por “lo que sea”. No se lo curran mucho, no.
    Intuyo que suelen publicar las empresas donde los responsables de comunicación no son escuchados, no existen o la compañía tiene una necesidad extraordinaria de salir en la foto.
    Si quiero un publi, lo pago, realizo y controlo. Pero si quiero una información trabajo con el periodista para darle el valor añadido y que publique una buena noticia para ambas partes.
    A mi también me crispa la mentira.

  2. Hace varios dias recibí la misma llamada, y mis sensaciones fueron las mismas, estupendo han pensado en nosotros, les parecemos interesante como empresa, pero no, les parecemos interesantes como anunciantes, aunque de esto te das cuenta al final de la conversación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *